¿Cómo se creó el termómetro?

El concepto de temperatura es simple y se define a través del estado de movimiento de las partículas que componen los cuerpos. En nuestro día a día solemos medir el grado de agitación de esas partículas a través de la percepción de frío o frío que se siente al tocar otro cuerpo. Sin embargo, no se puede confiar sólo en la sensación térmica. Para una respuesta exacta, es necesario utilizar termómetros.

El concepto de temperatura es simple y se define a través del estado de movimiento de las partículas que componen los cuerpos. En nuestro día a día solemos medir el grado de agitación de esas partículas a través de la percepción de frío o frío que se siente al tocar otro cuerpo. Sin embargo, no se puede confiar sólo en la sensación térmica. Para una respuesta exacta, es necesario utilizar termómetros. ¿Sabes cómo se crearon?
termometro_1
El primer aparato utilizado para medir temperaturas fue inventado en 1592 por el físico, matemático, astrónomo y filósofo italiano Galileo Galilei. A través de un equipo constituido de un fino tubo de vidrio, en el que una de sus extremidades se colocaba en un recipiente que contenía agua coloreada y en la otra un bulbo, era posible comparar temperaturas entre dos cuerpos. El aparato realizaba comparaciones a través de la dilatación o concentración del aire existente en el bulbo. En la época, fue utilizado por médicos para medir la temperatura de las personas, sin embargo, no puede ser considerado un termómetro, pues no tenía escalas para verificar la temperatura. El nombre dado a la invención fue “Términoscopio de Galileo”. Posteriormente, el médico francés Jean Rey creó el primer termómetro líquido. Muy similar a los actuales, el termómetro media la variación de la temperatura a través de la contracción o dilatación del agua que estaba dentro del depósito. Fernando II, Duque de Toscana, estaba interesado en medir temperaturas por debajo del punto de congelación del agua. En su termómetro utilizó alcohol en lugar del agua, ya que su punto de congelación es más bajo. Como el alcohol es muy volátil, evaporando con facilidad, Fernando II selló el tubo, evitando su evaporación. Este modelo de termómetro es el que más se parece al utilizado actualmente.
kit_2
A través de la tecnología, no se hace necesario el uso de termómetros convencionales, pudiendo fácilmente ser sustituidos por termómetros digitales, que se basan en propiedades eléctricas o electrónicas. Se pueden encontrar en los relojes y en equipos electrónicos como ordenadores. La medida de la temperatura se hace a través de la variación de sus características eléctricas. Los más comunes utilizan un resistor que forma parte de un circuito eléctrico que activa el indicador de temperatura de acuerdo con el valor de la resistencia. Un ejemplo de termómetro digital es el monitor de temperatura Data Center, que mide la temperatura y le permite determinar valores máximos o mínimos para que, en caso de problema, emita una alarma de alerta. Hay tres opciones diferentes, como el disparo de correos electrónicos, la apertura de una pantalla emergente en los Windows o la realización de llamadas a números telefónicos a través de un marcador. ¡Es mucho más seguridad y comodidad para usted! Más información sobre el producto. El concepto de temperatura es simple y se define a través del estado de movimiento de las partículas que componen los cuerpos. En nuestro día a día solemos medir el grado de agitación de esas partículas a través de la percepción de frío o frío que se siente al tocar otro cuerpo. Sin embargo, no se puede confiar sólo en la sensación térmica. Para una respuesta exacta, es necesario utilizar termómetros. ¿Sabes cómo se crearon? El primer aparato utilizado para medir temperaturas fue inventado en 1592 por el físico, matemático, astrónomo y filósofo italiano Galileo Galilei. A través de un equipo constituido de un fino tubo de vidrio, en el que una de sus extremidades se colocaba en un recipiente que contenía agua coloreada y en la otra un bulbo, era posible comparar temperaturas entre dos cuerpos. El aparato realizaba comparaciones a través de la dilatación o concentración del aire existente en el bulbo. En la época, fue utilizado por médicos para medir la temperatura de las personas, sin embargo, no puede ser considerado un termómetro, pues no tenía escalas para verificar la temperatura. El nombre dado a la invención fue «Términoscopio de Galileo». Posteriormente, el médico francés Jean Rey creó el primer termómetro líquido. Muy similar a los actuales, el termómetro media la variación de la temperatura a través de la contracción o dilatación del agua que estaba dentro del depósito. Fernando II, Duque de Toscana, estaba interesado en medir temperaturas por debajo del punto de congelación del agua. En su termómetro utilizó alcohol en lugar del agua, ya que su punto de congelación es más bajo. Como el alcohol es muy volátil, evaporando con facilidad, Fernando II selló el tubo, evitando su evaporación. Este modelo de termómetro es el que más se parece al utilizado actualmente. A través de la tecnología, no se hace necesario el uso de termómetros convencionales, pudiendo fácilmente ser sustituidos por termómetros digitales, que se basan en propiedades eléctricas o electrónicas. Se pueden encontrar en los relojes y en equipos electrónicos como ordenadores. La medida de la temperatura se hace a través de la variación de sus características eléctricas. Los más comunes utilizan un resistor que forma parte de un circuito eléctrico que activa el indicador de temperatura de acuerdo con el valor de la resistencia. Un ejemplo de termómetro digital es el monitor de temperatura Data Center, que mide la temperatura y le permite determinar valores máximos o mínimos para que, en caso de problema, emita una alarma de alerta. Hay tres opciones diferentes, como el disparo de correos electrónicos, la apertura de una pantalla emergente en los Windows o la realización de llamadas a números telefónicos a través de un marcador. ¡Es mucho más seguridad y comodidad para usted! Más información sobre el producto.